La carga de un nombre común… arroba gmail.com

Tengo la fortuna de haber podido reservar un correo Gmail cuando el servicio recién comenzaba durante el 2004. Por lo que tengo un correo particularmente conciso para mi, sin números ni pre o sufijos extras añadidos. Es mi nombre y apellidos, arroba gmail.com

estebancuevas@gmail.com

A secas.

Aún cuando usamos nuestro propio dominio en casa como servicio familiar de correos hace años (actitud.xyz y attitude.cl antes), mantengo mi correo @gmail.com activo y en uso.

Pero mi nombre no es único. Tengo un nombre, y apellidos, un tanto comunes. No seré Juan Perez ni John Doe, pero mi nombre no es especial ni mi apellido uno extravagante. Por lo que existen cientos de Esteban Cuevas. Unas decenas acá en Chile, de hecho.

Y donde existe una masa crítica de personas, la posibilidad de encontrarse con algunas a las que la evolución se olvidó de ellas, sube exponencialmente.

Muchos de esas regresiones de seres humanos, son también Millennials. Lo se, por sus ruts y/o las actividades a las que han ingresado al dar mi correo.

Y ese es mi problema. Dan mi correo como método de contacto.

Estos tipos, flojos en general, o simplemente idiotas, entregan mi correo como si fuera el de ellos. Cosa imposible, puesto que he tenido este correo desde que pude obtener una invitación para utilizar Gmail durante el 2004.

Pereza muchas veces. Dejadez. Sabiendo que conocen los emails, pero auto-compadecidos y amparándose bajo excusas como “es que no tengo email”, o “no lo se usar, mándame el pdf por WhatsApp o FB Messenger mejor”…

puke

Ah, ¿tiene WhatsApp y Messenger de FB?. La tienda de Apps de su fono requiere que usted se identifique con un email para poder acceder. FB lo mismo, requiere un email para abrir cuenta ahí (no así FB Messenger, como aclararon por acá; pero es altamente probable que si tiene FB Messenger, también sea usuario tradicional de FB). Correo tiene entonces. Úselo. El suyo.

Holgazanes. Les cae la abulia al pensar en tener que entrar a ver sus emails, incluso en el smartphone que tienen y que ya cuenta con su propio email asociado a el, con un app que revisa nuevos correos automáticamente apenas llegan, por lo que dan el primero que se les ocurre (su nombre y apellido arroba gmail punto com), puesto que total, ¿qué importa el email, cierto?, si yo no lo veo nunca, ¿nadie tampoco lo ve, cierto?.

Al día de hoy me han llegado emails con suscripciones, cuentas o en relación a:

  • Listas de apoderados de distintos colegios en todo latinoamérica, incluidos países como México, Perú y Argentina. Chile también.
  • Accesos a cuentas de bancos de diversos países de latinoamérica y también en España.
  • Accesos a cuentas de servicios de telefonía móvil, internet.
  • Cuentas de casas comerciales.
  • Suscripciones multiples a redes sociales como Facebook, Twitter, Instragram, y el que sea que exista y que a otro de esos Esteban Cuevas se le pare el culo querer tener.

Y esos son solo emails que recuerdo, al voleo.

Muchas veces puedo darme de baja de sus cuentas. Muchos servicios piden confirmar el email antes de asociar ese correo a la cuenta que están creando. Lógicamente eso nunca ocurre para ellos.

Algunos servicios tienen un enlace al final del mail que permite avisar que ese email no se ha usado para abrir una cuenta voluntariamente, y desvinculan el correo inmediatamente. Igual de conveniente.

El problema es que hay mucho servicio que simplemente asocia cualquier email que una persona dé, sin verificar que ese mail de verdad le pertenece a aquella persona. Y no hay opción a des-suscribirse tampoco.

¿Qué hacer?

“Olvidé mi clave”, ¡y voilà!

mr_robot_hackerman.png

Advertencia, enlace NSFW: https://www.instagram.com/esteban_cuevas69/. Ese Esteban Cuevas se registró solo para seguir culos en Instagram, culos de cualquier procedencia: mujeres, hombres, mujeres fantásticas. De todo.

Luego de tomar la cuenta, removí mi correo de ella. Y le dejé un amistoso mensaje en el perfil.

Solo hago eso, lo de recuperar cuentas y tomarlas, cuando son servicios sociales sin importancia alguna. Como el Instagram del Esteban Culos.

Cuando es algo crítico, contacto a estos tocayos antropoides directamente (generalmente puedo encontrar como ubicarlos, por los mismos datos y/o documentos que vienen asociados a los emails), y les pido hacer algo al respecto:

Screenshot at Mar 07 14-41-21.png

En ese caso, nunca más me llegaron emails con su cuenta de telefonía. Aunque nunca agradeció el aviso tampoco. Leyó el mensaje y ya; Mal Esteban Cuevas Rodriguez, mal. Pero cambió el correo de su servicio de telefonía.

Aquí viene el punto importante dentro de esta ensalada de palabras que están leyendo. Es eso que comento ahí, en ese mensaje de WhatsApp, el mayor problema.

La molestia para mi es una cosa que puedo controlar (filtros en Gmail, y se acabó), pero… ¿y la privacidad del otro animal?.

Al utilizar un email que no te pertenece, dejas abierta una ventana grande para que entre cualquier otra persona a hacer uso de tus cuentas en cualquier servicio en linea que requiera ese correo a modo de autenticación.

Aquello puede ser extremadamente peligroso, en la medida en que más datos personales privados nuestros, dependen de servicios que corren sobre internet.

Al comprar en linea tu nueva TV LED de 60 pulgadas, para el despacho: ¿darías una dirección diferente a la de tu propio domicilio, para que vayan a dejar el televisor que tu pagaste, a otra persona?.

Algo así de grave (y más) están haciendo todos estos Esteban Cuevas.

De seguro no soy el único en todo caso. Habrá muchos otros que han podido reservar nombre y apellido, sucintos, en ese mismo servicio de email u otros, y de seguro les ocurre algo parecido. Amigos: si lo desean, pueden enviar a sus minions acá, a esta lectura didáctica respecto a la bobada que están haciendo sus tocayos mono-neuronales.

Y ya que estamos hablando de esto, si alguien conoce a Esteban Andrés Cuevas Lopez, Millennial Chileno de RUT 17.871.751-0, el que vive en calle La Cruz en Buín, por favor: le dicen que vaya nuevamente al Registro Civil a solicitar su clave única, porque no va a poder hacer uso del papel que le dieron hoy ahí…

Screenshot at Mar 07 14-55-51.png

Y que no use mi correo nuevamente. Ni el, ni cualquier otro aturdido con el que tengo la desdicha de compartir el nombre y apellido. Por favor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s