In memoriam: Whoopi

Whoopi, al igual que tu Yang el Kast, te volviste una titán del regaloneo. Celosa de tu comadre la Puma, no dejabas de pasearte frente a quién te permitiese un tiempo, dando besos y maullando para exigir más si aún no estabas satisfecha.

Me cuesta despedirme sin sentir rabia. Rabia contra ese ser que consideró que molestabas, y debía terminar tu existencia en este universo. Realmente me molesta. Duele. Pesa.

Por siempre estaré enormemente agradecido de vuestro regalo, de la temprana oportunidad que nos entregaste. Por siempre.

Lo lamento de verdad, mi Yin.

Algún día nos encontraremos en otro puesto, por ahí, Negra. Hasta entonces, buen viaje.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s