In memoriam: Cheetara

Mi eterna flaca, lo tuyo lo esperábamos.

Condenada hace un año y un poco más, te dimos lo necesario para que tuvieses una estadía grata y tranquila en esta familia.

Incluso con lo molesto que era por la frecuencia con que lo hacías y el ímpetu que le ponías con tus garras, voy a extrañar tus apariciones sin aviso sobre mi espalda, ronroneando y amasando, casi muda, interrumpiendo agradecida y feliz mi jornada laboral.

Buen viaje Cheetara. Hasta pronto.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s